Son muchas las mujeres que se pueden beneficiar de la vitrificación de sus ovocitos, pero la indicación más clara son las pacientes jóvenes que padezcan cáncer y que la pueden realizar antes de someterse a quimioterapia o radioterapia. De esta manera tendrán la posibilidad de preservar su fertilidad, ya que dichos tratamientos pueden dañar sus óvulos y causar esterilidad; de no hacerlo, la única posibilidad efectiva para estas pacientes sería recurrir a los óvulos de una donante en un futuro.

El doctor Roque Devesa, jefe de la Unidad de Reproducción Asistida Grupo Ron del Hospital Quirónsalud A Coruña nos explica: “La quimioterapia contra el cáncer tiene como efecto no deseado el que puede dañar de manera irreversible los ovarios; antes de que se inicie, podemos extraer y congelar óvulos de la paciente, para su utilización futura en un tratamiento de reproducción.”

El Hospital Quirónsalud de A Coruña dispone desde el año 2007 de un Programa de Preservación de la Fertilidad, que permite conservar de forma gratuita los óvulos de mujeres que se van a someter a un tratamiento de quimioterapia o radioterapia y que no desean renunciar a ser madres en un futuro con sus propios gametos.

La paciente que se va a someter a una vitrificación de ovocitos se realiza durante unos días una estimulación ovárica; después mediante una punción de los ovarios se extraen varios óvulos, procediéndose a su vitrificación.

La vitrificación de ovocitos es un método de congelación ultrarrápido que consiste en la solidificación de su citoplasma, y que permite conservarlos con las propiedades intactas hasta el momento en que la mujer desee ser madre. Es entonces cuando se procede a su descongelación y se realiza un tratamiento de fecundación in vitro.

Existen otras indicaciones para la vitrificación de ovocitos, como en algunos casos de endometriosis, en los que pueda haber una lesión de los ovarios o cuando se detecta una baja reserva ovárica sin deseo gestacional en ese momento, entre otras.

También hay cada vez más demanda de mujeres que recuren a esta técnica, cuando por distintas razones personales desean retrasar su maternidad y mantener sus óvulos para su posible uso futuro.

La doctora Belén García, ginecóloga del Grupo Ron en el Hospital Quirónsalud A Coruña, puntualiza “hay que recordar, que el éxito posterior de la técnica dependerá de la calidad de los óvulos que hemos vitrificado, y este depende fundamentalmente de la edad de la mujer en el momento de la vitrificación: a menor edad de la mujer, mayor calidad ovocitaria”.

Podemos vitrificar óvulos en cualquier momento, pero lo ideal es hacerlo a una edad que nos permita obtener buenos resultados futuros. Existe consenso general de hacerlo por debajo de los 36 años; por encima de esta edad, no es que no se pueda realizar, sino que los resultados de la fecundación in vitro con óvulos previamente vitrificados disminuirá, debido a la baja calidad de esos ovocitos.

El pasado mes de agosto, nació en el Hospital Quironsalud de A Coruña, de la mano del grupo de Ginecología y Reproducción Asistida Grupo Ron, la primera niña en España sin la mutación en el gen BRCA 1, relacionado con el riesgo de sufrir cáncer de mama entre otros tipos de cáncer. Su madre, diagnosticada de cáncer de mama y portadora de la mutación que la predisponía a padecerlo, vitrificó sus óvulos antes de la quimioterapia; cinco años después, una vez superado el cáncer, decidió someterse a tratamiento de reproducción asistida, pero no quería que su futura descendencia fuera portadora de esta mutación. Se solicitó a la Comisión Nacional de Reproducción Asistida (CNRA) autorización para realizar un Diagnóstico Genético Preimplantación (DGP), una técnica de reproducción asistida con la que fue posible identificar el embrión sin la mutación, que posteriormente se transfirió al útero.

Ver Video Vitrificación Ovocitos:el deseo de ser madre

Leer noticia completa